Distinto a lo que ocurrió en los primeros siete juegos de la segunda edición de la Superliga de Baloncesto de Venezuela (SLB), a Supersónicos de Miranda le tocó remar en contracorriente para poder sacar una justa, aunque importante victoria frente a Cangrejeros de Monagas por 84 a 77.

De nueva cuenta, los tripulantes espaciales pusieron de manifiesto su carácter; empero, en esta ocasión tuvieron que aguardar hasta la parte final del careo, porque el rival resultó un duro escollo desde el propio salto entre dos.

Los de Monagas salieron con todo a luchar el compromiso y lograron una fuerte repercusión en el elenco mirandino durante los minutos iniciales del primer periodo, en los que hubo una corrida de hasta 8-0. Sin embargo, los dirigidos por Lucas Zurita de a poco fueron entrando en ritmo para descontar y cerrar el lapso abajo 19 a 21.

En el segundo tramo, los crustáceos volvieron a causar ciertos estragos dentro de la nave supersónica, que con el base armador Osmar Álvarez al frente, siempre se mantuvo luchando para no dejar escapar al adversario. No obstante, un leve bajón sobre los minutos finales de la primera mitad propició que la pizarra cerrara 42 a 36 a favor de los orientales.

Ya dentro del tercer cuarto la tónica no cambió en demasía. Intensidad defensiva en ambos costados de la cancha y de momentos intercambio de canastas. En ese entonces, paulatinamente, fueron emergiendo las figuras de Luis Almanza y Alejandro Bernal, quienes hasta ese momento habían podido pasar inadvertidos, o al menos de lo que venían acostumbrando.

Aunque no fue sino un triple del piloto Abrouse Acosta sobre la chicharra de ese capítulo tres, que dejó el tanteador 56 a 53, el que pareció oxigenar y despertar de una vez por todas a todo el plantel de Miranda.

Tan importante fue el éxito del lanzamiento de Acosta desde detrás de la línea perimetral, que tan pronto como en el inicio del último y decisivo parcial Supersónicos con Almanza a la cabeza arremetió contra el adversario y rápidamente pudo ponerse al frente y colgar una ventaja que, pese a las múltiples amenazas cangrejeras, no volvería a perder y sellar así su cuarto laurel de manera consecutiva.

“Pudimos sumar un triunfo muy valioso contra un rival que hizo un gran partido. En el que no nos dejó jugar en el primer tiempo. Entramos con una intensidad baja, con poco enfoque y bueno en el segundo tiempo lo pudimos modificar”, analizó el coach Zurita, antes de destacar lo que fue el rendimiento de su nómina para la parte definitoria del compromiso.

“El equipo volvió al tabloncillo con mucha concentración, con ganas de cambiar la imagen que había dejado. Pudimos defender bien, correr en contraataque. Nos pasamos un poquito más la pelota y jugamos como lo veníamos haciendo en los últimos partidos”.

Como ha venido siendo ya costumbre en el torneo, Luis Almanza volvió a comandar a los suyos en ofensiva después de que totalizó 21 unidades y capturó 14 balones. Aunque lo más sobresaliente fue que 14 de esos tantos y 11 de esos rebotes los conquistó en la segunda parte del partido.

Alejandro Bernal, que se ha convertido en el complemento perfecto para su compañero Almanza, también destacó con 20 cartones, 8 pelotas tomadas desde las alturas y un par de bloqueos.

Álvarez, el protagonista de la primera mitad, concluyó con 18 puntos, repartió 5 asistencias y robó tres veces al contrario.

 

Foto: Prensa Superliga