El objetivo principal no fue conquistado. Con una derrota cerró Supersónicos de Miranda su participación en la Superliga de Baloncesto luego de ceder en el tercer juego de la serie de Cuartos de Final frente a Centauros de Portuguesa, con pizarra de 77 a 61.

Con similitud a lo que aconteció en el primero de la confrontación particular, los llaneros tomaron la iniciativa para ponerse al frente e intentar neutralizar los embates espaciales, que naturalmente no se hicieron esperar. Pese a los innumerables esfuerzos, Supersónicos cayó en el primer parcial 20 a 09.

Los de Povea no se amilanaron. Saltaron al tabloncillo nuevamente con el ímpetu y  enfoque suficiente como para revertir el resultado. De la mano de Morris Sierralta y su eficacia en los tiros de campo, pusieron presión a Centauros, que consiguió siempre esquivar los golpes y conservar diferencia de diez puntos (37 a 27) antes de marcharse a los camerinos por el medio tiempo.

Cumplido el extenso lapso de descanso, el elenco mirandino regresó al campo de batalla decidido a ganar y mantenerse con vida en el certamen. Sierralta, con ayuda del novato Luis Betancourt, empezaron a infligir dolor en el costado ofensivo que significó una leve reacción.

No obstante, los de Portuguesa se las arreglaron en todo momento para mantener un amplio margen en el tanteador, que incluso llegó a ampliar a un 60 por 43, cumplidos tres periodos de juego.

La tónica se mantuvo para el último parcial, con intercambio de canastas que favorecía a Centauros, cuya forma de evitar una debacle fue apoyarse en la escasez de los minutos, mismo que atentó directamente contra las posibilidades supersónicas de volver a meterse en carrera.