Luego de una primera temporada de experiencia como equipo profesional en el baloncesto venezolano, Supersónicos de Miranda está decidido a continuar con su crecimiento no solo en el ámbito deportivo, sino también organizacional.

Es esta razón, primordialmente, por la que la directiva del club espacial, encabezada por su presidente, el licenciado Francisco Ugueto, decidió incluir una pieza en su organigrama de alto cartel a nivel deportivo en el país, como lo es Luis Rivas, ex jugador de beisbol y figura de las Grandes Ligas. 

Rivas, quien fungió como infielder y brilló con los Mellizos de Minnesota en lo extenso de seis temporadas, que además participó por última vez en MLB como integrante de los Piratas de Pittsburgh en 2008, ha sido designado como socio honorario de Supersónicos de Miranda, conjunto al que espera apoyar con todas sus influencias y sus conocimientos acerca del mundo profesional.

Para el oriundo del estado Vargas, vincularse con el baloncesto no es una experiencia nueva. El excelso defensor reconoció que siempre estuvo seducido por la disciplina e incluso se definió como un buen jugador antes de decidirse por los guantes y el bate.

“Para mí, volver a ligarme con el basket, significa algo grande. Un gran cambio. Cuando estaba pequeño me la pasaba metido en una cancha cercana a mi casa y mi papá me regañaba porque él quería que fuera pelotero, como al final fui”, contó con rostro nostálgico el otrora beisbolista que en el circuito rentado perteneció siempre al conjunto Navegantes del Magallanes.

El retorno de Luis Rivas a los tabloncillos, mismo que catalogó como un sueño cumplido, no es una obra de la casualidad. El atleta y nuestro presidente Francisco Ugueto guardan una profunda relación de amistad desde años atrás, después de haber compartido zona de residencia (vecinos) en una localidad del pueblo natal de ambos: La Guaira.

“Esto es un gran orgullo. Luis siempre fue y ha sido un faro de luz para muchos en el barrio donde crecimos. Es una muestra viviente de que no hay metas inalcanzables cuando se tiene las ganas y el deseo de superarse. Incorporar la experiencia de este atleta de alto rendimiento en las filas de la organización es de una valía única”, esbozó el licenciado Ugueto, complacido por su nuevo socio.

Rivas, también orgulloso de su nueva designación, exhibió sus ganas de comenzar a aportar el proyecto desde ya con “todo lo que esté a mi alcance”. Incluso, se mostró ansioso por encimarse sobre una cancha profesional para enseñar sus dotes como basquetbolista, aquellos que en un principio lo llevaron a soñar con que en algún momento podía llegar a la NBA.

“Era realmente bueno”, recalcó entre risas el ahora nuevo integrante del elenco del futuro.