El tren dirigencial de Supersónicos de Miranda, incluyendo al cuerpo técnico, cuenta con tres ex jugadores que dejaron una huella profunda en su paso por el baloncesto profesional, tanto nacional como extranjero.

Uno de ellos es el Director Adjunto a la presidencia del club, Víctor David Díaz, hombre récord de la LPB e integrante de los Héroes de Portland.

De igual manera contamos con otro miembro de aquella Selección Nacional que logró el pase de Venezuela a los Juegos Olímpicos de Barcelona ‘92 como lo es Melquiades Jaramillo, quien es el segundo asistente técnico del club.

Y está también nuestro flamante Gerente Deportivo, Juan Manaure.

Del trío, este último posee poca experiencia como dirigente; sin embargo, sus conocimientos del juego, adquiridos a lo largo de su carrera dentro de la disciplina, misma que contó con un paso por los torneos universitarios de Estados Unidos, son inexorables.

Durante dicha pasantía en territorio norteamericano tuvo un rendimiento destacado; de tal manera, que se ganó la oportunidad de entrar al “Five Star Camp”, un prestigioso programa de entrenamientos por el que han pasado estrellas de la talla de Alonso Mourning, Rasheed Wallace, Richard Jefferson, entre otros. 

Allí tuvo el privilegio y la dicha de convertirse en el único atleta en jugar un tradicional “uno pa’ uno” con la leyenda e ícono de la NBA, Michael Jordan.

Dentro del baloncesto venezolano tuvo participación con distintas divisas de la liga profesional y que culminó tras nueve temporadas después de que las lesiones le impidieron continuar.

Tras su retiro como jugador activo, Manaure ha dedicado parte de su vida a su nueva faceta de cantante del género urbano, así como también a cumplir con labores sociales a través de su fundación denominada Derek Manaure; todo esto sin dejar pasar inadvertido que ha tenido fugaces intervenciones dentro del ámbito del cine criollo.

Aunque su pasión por el baloncesto lo llevaron a no titubear cuando los presidentes del equipo, junto con el  Director Adjunto y Gerente General, conscientes de su inexorable sapiencia acerca de la disciplina y todo lo que es capaz de aportar a la nueva camada de jugadores, le extendieron la oferta para regresar nuevamente a las canchas nacionales.

Manaure ya se encuentra cien por ciento comprometido con el proyecto y está enfocado en la búsqueda de los mejores talentos disponibles para  la conformación de una nómina totalmente competitiva; no solo para la Superliga, sino también para los diversos torneos que se nos presenten en el camino.

“Le doy gracias a los señores Víctor David Díaz, Carlos Morillo y Francisco Ugueto. Tuve la motivación de volver al baloncesto a través de ellos”, expresó Manaure, quien reconoció que lo que más lo sedujo fue el compromiso y las ganas de hacer las cosas bien por parte de los propietarios y todo su equipo de trabajo.

“Ellos tienen un proyecto importante. Estaremos captando talentos, vamos a tener escuelas de baloncesto y esas son cosas que me motivan, el seguir luchando por el futuro del país. Está también el hecho de poder estar al lado de jugadores profesionales como Víctor, como Melquiades y de amigos como Jesús “Moñito” Contreras y Argenis Mújica. Estoy feliz de estar con ellos y seguir ayudando al talento de nuestro país, que bastante lo merece”, concluyó Manaure.