Finalmente Supersónicos de Miranda vio cortada su racha victoriosa, luego de tropezar contra los locales Guaiqueríes de Margarita 65-56, en un partido que dejó una sensación agridulce.

En esta ocasión, los dirigidos por Manuel Povea no pudieron concretar la remontada, tal y como había sucedido en los encuentros anteriores. Y vaya que lucharon para lograrlo, pero se encontraron con una defensa casi impenetrable de la tribu insular, que forzó diversos desaciertos ofensivos.

Aunque la pizarra terminó siendo holgada (diferencia de 9 puntos), no refleja lo reñido que tuvo el desafío en el gimnasio Ciudad de La Asunción. Desde el propio primer cuarto ambos conjuntos dejaron entrever que se trataría de un encuentro parejo al finalizar 17 a 15.

La paridad se mantuvo en el segundo tramo. Hubo repartición de protagonismo. Por un momento dominó Guaiqueríes y por otro momento lo hizo Supersónicos, lo que condujo a que el juego llegara al medio tiempo con la ventaja mínima para los insulares de 29 por 27.

 Luego del descanso. La nave intergaláctica saltó con todo a la duela. Intensidad defensiva, manejo de los tiempos y efectividad en los ataques propiciaron que Supersónicos tomara el liderato de la pizarra consumados cinco minutos del tercer parcial. No obstante, para los siguientes minutos restantes, ese trabajo no se pudo conservar y eso conllevó a que el rival, con una corrida de 9 a 0, volviera a ponerse al frente por los mismos dos puntos de diferencia (43-41).

El último parcial no desentonó a lo ocurrido en los tres primeros. Tensión. Emoción. Batalla. Todos estos elementos estuvieron siempre presente en la duela. Férrea defensa de parte y parte. 

Dilucidar a un ganador faltando tres minutos de juego lucía imposible. Supersónicos con temple aguantaba los embates del rival, que estuvo aupado por un significativo número de fanáticos que tuvieron acceso controlado por la bioseguridad del gimnasio y se hicieron sentir en lo extenso de todo el compromiso.

Justo en el ocaso del partido, un par de errores mirandinos le permitió a Guaiqueríes sacar una diferencia considerable, que a la postre se hizo inalcanzable para Supersónicos, que tras el pitido de la corneta final vio cómo se diluyó el séptimo triunfo de la ronda regular en la Superliga de Baloncesto de Venezuela.

“Como se preveía, ha sido un juego muy igualado. La diferencia final en el marcador fue a causa de unas faltas que se realizaron para tratar de detener el reloj. Nuestro equipo estuvo tácticamente torpe en algunas situaciones y eso nos pasó factura contra un elenco que ha estado más disciplinado que el mio. Aunque nos quedamos con la idea de que todavía podemos tener mayor margen de mejora y de que hemos sido competitivos en todo momento”, explicó el coach Manuel Povea como análisis del tropiezo sufrido en la isla.

Michael Carrera continúa demostrando el por qué es considerado una de las figuras del torneo local. Por tercer jeugo al hilo, el anzoatiguense se erige como el máximo anotador de Supersónicos en el partido y quedó a un solo rebote de conquistar el siempre valorado “doble-doble”.

Carrera dejó un 71,4% en tiros de campo, lo que le permitió agenciarse 17 unidades. Aunado a ello, capturó 9 balones sueltos y repartió una asistencia en poco menos de 27 minutos jugados.

Carlos “Margarito” Cedeño y José Ascanio secundaron a Carrera, al finalizar ambos con 8 cartones. Aunque Cedeño repartió 5 asistencias y Ascanio se fajó con 5 rebotes.

Supersónicos regresa a las actividades competitivas de la SLB, tan pronto como este domingo en la tarde cuando le toque medirse contra Brillantes de Maracaibo.