Un sueño hecho realidad. Así se puede catalogar lo que será el debut de Michael Hinestroza en el baloncesto profesional venezolano tras múltiples intentos fructíferos. Y lo mejor es que lo hará con la escafandra espacial de Supersónicos de Miranda.

El pívot es conocido por sus participaciones como integrante de la selección Colombia. No obstante, al ser hijo de padre venezolano, siempre contó con la opción de poder actuar como nativo. De hecho, vivió una gran parte de su adolescencia en territorio nacional antes de partir a Estados Unidos para continuar con su desarrollo como jugador en la primera división de la NCAA.

Allí tuvo destacadas intervenciones con la Universidad de Arkansas Little Rock, en la que llegó a compartir canchas y rivalizar cara a cara con importantes hombres que actualmente brillan en la NBA, como lo son Anthony Davis y Draymon Green, entre otros.

Sin poder conquistar la meta de alcanzar el máximo nivel del basketball norteamericano, Hinestroza recaló en diversos clubes del continente americano, incluidos los de la nación neogranadina, siendo el más reciente el de Sabios de Manizales, con los que estuvo en el torneo 2020 y dejó promedios de 10 puntos y 6.1 rebotes en 29,32 minutos por juego.

Estos guarismos no pasaron inadvertidos ante los ojos de la gerencia mirandina, que tenía ya un extenso lapso de tiempo interesados en los servicios del atleta y decidió no aguardar más e ir a por sus servicios para reforzar el rejuvenecido plantel en esta segunda edición de la Superliga de Baloncesto de Venezuela (SLB).

“Estoy agradecido con la oportunidad que me está brindando este equipo de Supersónicos de Miranda. A la gerencia que está pensando en el futuro y ha conformado un buen grupo de jóvenes en el que se me ha tomado en cuenta y por fin demostrar y poder jugar como venezolano. Todo el mundo que me conoce sabe que viví en el país más de cinco años y medio. Siempre me había pedido que viniera jugar acá, pero las cosas no se me habían dado y pues ya ahora si estoy de regreso”, manifestó Hinestroza.

Los planes con el colombo-venezolano es que sea el protector innato de la zona pintada de la cancha. Cuenta con todos los argumentos para serlo por sus 2,09 metros de estatura y su envergadura física que se aproxima a los tres metros. Todo esto, aunado al ímpetu y las ganas con las que se sumó al grupo, lo colocan como un jugador en el que se cifran altas expectativas para que el equipo trascienda en el torneo.

“Toca empezar a jugar partido y de poco ir acoplándose a lo que es la liga de aquí, aunque ya he jugado acá en venezuela, es el país de mi padre, en el que siempre me han abierto las puertas. Saldré a tratar de dar lo mejor de mí, esperando siempre que la salud me acompañe para ayudar al equipo a ir por el campeonato”, esbozó el espigado jugador de 30 años de edad.

La adaptación de “Mike” al resto de sus compañeros no ha sido un proceso extenso. Por el contrario, ha podido engranar rápidamente y en gran parte eso se debe a la ayuda de un viejo conocido suyo, su compañero Luis Almanza.

A ambos les ha tocado coincidir en distintos equipos del circuito cafetero, así como en innumerables convocatorias del seleccionado colombiano. Podrían catalogarse de buenos amigos y durante los entrenamientos se constata la química y el entendimiento que ambos manejan, algo que puede resultar de gran valía para la escuadra supersónica.

“Estoy feliz de llegar aquí y saber que, aparte de contar con un buen grupo de trabajo como el que me he encontrado, tengo a alguien que ya conozco, con el que he venido jugando, eso facilita muchas situaciones, tanto en cancha como fuera de hecha y es útil para que la comunicación con el resto del plantel fluya de la mejor manera”, dijo.

Para la directiva resulta una gran satisfacción poder finalmente contar con Michael Hinestroza. Se trataba de un “capricho” que se mantuvo sobre la mesa por varios meses y que por diversas circunstancias no se pudo materializar antes. Aunque ya tenerlo sobre el tabloncillo y uniformado genera sensaciones de regocijo y de esperanzas de poder cumplir con el mejor papel posible en el certamen que inicia este domingo.

“Como organización queremos extender agradecimientos a la Federación Venezolana de Baloncesto por ayudarnos dentro de los esfuerzos que se realizaron ante los entes gubernamentales pertinentes para concretar la firma de Michael. Confiamos plenamente en sus cualidades para aportar dentro del proyecto que hemos preparado. Tenemos fé en que todo valdrá la pena y tendremos recompensas”, expresó el licenciado Francisco Ugueto, presidente del club.

Con Hinestroza se cierra, temporalmente, el plantel que viajará a Margarita para este 4 de abril iniciar la búsqueda de la hazaña principal.