En un reñido y emocionante encuentro disputado sobre el tabloncillo del Gimnasio Ciudad de La Asunción, Supersónicos de Miranda no logró su cometido de obtener su segundo triunfo en la Superliga y por el contrario cayó 82 a 80 en tiempo extra frente a Spartans Distrito Capital.

Los tripulantes de la nave espacial lucharon hasta el final. Nunca se dieron por vencidos. Esa actitud de firmeza les permitió hacerle frente a un conjunto capitalino que en distintas ocasiones se vio abrumado, tanto que vieron como Supersónicos se adjudicó el primer round 20 a 14.

En el tramo dos del desafío, el elenco mirandino acusó un poco el agotamiento de la parte inicial y eso fue aprovechado de ipso facto por los contrarios, quienes capitalizaron cada uno de los errores y así marcharse a los camerinos con la ventaja parcial de 40 a 36.

Una vez culminado el descanso, los comandados por Manuel Povea regresaron a la duela cargados de ímpetu y entusiasmo. Allí entró en escena la experiencia de Carlos Cedeño y Michael Carrera, así como también el desparpajo del novato Luis Betancoirt que finalmente hizo su estreno como profesional.

Este trío de atletas lideraron la ofensiva en el tercer cuarto que se ganó 17 a 14 y que puso  la igualdad en la pizarra electrónica que reflejaba 53 en ambos lados de su estructura.

Para el cuarto parcial de la contienda, la paridad seguía siendo protagonista. Defensa férrea en ambos costados de la cancha ocasionaron un juego de pocos puntos, en el que Morris Sierralta y Kelvin Caraballo hicieron su irrupción para forzar el partido a tiempo extra luego de que el cuarto culminó 14 a 14  y 67 a 67 en el global.

Una vez alcanzado el tiempo suplementario, ambos equipos se enfrascaron en un intercambio de canastas, con ráfagas de parte y parte. Spartans llegó a tomar una ventaja considerable de hasta 5 puntos cuando restaba poco más de un minuto, aunque Supersónicos mostró su capacidad de reacción y con un doble rápido y un triple de Sierralta consiguió igualar nuevamente las acciones y dejar el reloj en 17 segundos, que parecían indicar que iba a prolongarse nuevamente el partido.

Pero para mala fortuna de Miranda, no fue así. Un descuido defensivo que conllevó a una falta de Caraballo, ocasionó que desde la línea de tiros libres el equipo de Caracas colgara la lapidaria diferencia que no pudo ser revertida.

“Fundamentalmente quiero felicitar a mi equipo porque vienen trabajando con mucho esfuerzo desde el primer día, haciendo algo muy complicado como es compenetrarse los que no se conocen, aprender a jugar juntos, ponerse bien físicamente y buscar el tono deportivo y todo ello en un tiempo récord de aproximadamente 15 días antes de venir”, dijo el coach Povea tras el compromiso.

Para el dirigente, más allá del resultado negativo, le parece un descalabros de esos esperanzadores por lo mostrado en cancha por sus dirigidos, que estuvieron a nada de acabar con el invicto de Spartans.

“Hemos empezado a mostrar eso que queremos ser. Un equipo que juega conjuntamente. Que trabaja bien en defensa y en ataque. Y sobre todo que cada jugador que entra, independientemente de que sea veterano o joven, aporta dando su mejor versión. Fue un partido muy equilibrado contra un rival que era complicado que tiene jugadores de muy buen nivel y se nos ha ido por pequeños errores que son subsanables y que nos tienen que ayudar a crecer. No puedo decir que estoy contento con la derrota, aunque sí satisfecho con la evolución del equipo”, exclamó Povea.

Supersónicos contó con una ofensiva colectiva. Tanto, que 10 de los 11 jugadores que estuvieron en cancha anotaron al menos un punto. No obstante, la voz cantante la llevó Morris Sierralta que anidó 14 unidades y aportó también 5 rebotes.

“Fue un partido bastante rudo, bastante peleado. Sabíamos que no era un contrincante fácil. Veníamos concentrados, enfocados en hacer las cosas bien. Nos sentimos mucho mejor en la cancha. Hoy salió un Supersónicos diferente al partido anterior. Jugamos buen baloncesto, como quería el coach y eso vale mucho”, esbozó Sierralta.

El alero de 32 años de edad no pudo ocultar su enojo por no haber conquistado el triunfo; sin embargo, tras lo visto se encuentra bastante optimista, tanto con la actuación de todos sus compañeros como la de él propia.

“Estamos construyendo buenas cosas. Lamentablemente es un torneo corto y las derrotas pesan. Nos vamos con un buen sabor de boca porque traajamos duro. Luchamos intensamente todos los minutos y eso nos deja buenas expectativas para afrontar el siguiente partido”, sentenció Sierralta.

Además de Morris, también se hicieron sentir en las estadísticas Carlos “Margarito” Cedeño con 12 tantos y 5 asistencias, Kelvin Caraballo con 12 cartones y 7 rebotes.

Michael Carrera dejó destellos de su talento al concretar 10 puntos, mientras que el experimentado Luis Julio arrojó dividendos en la pintura con 8 unidades y 7 rebotes.