A pesar de la realidad de Supersónicos de Miranda, así como también la de Cóndores del Zulia, el enfrentamiento entre ambos contó con los alicientes suficientes como si se tratara de dos equipos en búsqueda de un cupo en postemporada.

Al final, los espaciales pudieron quedarse con la victoria 74 a 69 gracias a un gran cierre que les permitió consumar la remontada, luego de mantenerse abajo en la pizarra durante una gran cantidad de tiempo.

Para el careo ante las aves occidentales, el coach Lucas Zurita utilizó un quinteto abridor inédito, en el que incluyó al novel base armador Monrrys Mendoza. De entrada, el planteamiento no rindió los dividendos suficientes y eso fue aprovechado por Cóndores, que se adjudicó el primer cuarto 23 a 17.

En el segundo periodo, las acciones no distaron mucho de lo que fueron los primeros diez minutos. Cada vez que Supersónicos amenazó con ripostar, los zulianos encontraron reaccionar rápido para evitar y conservar ventajas en la pizarra a un 43 por 36 al momento de marcharse al vestuario.

Tras el descanso la tónica se mantuvo. Zurita le dio cabida en cancha a noveles piezas como Yeferson Guerra y Anthony Ramírez, con el objetivo de brindarles experiencia de juegos y al mismo tiempo oxigenar a las figuras con mayor volumen de participación en lo extenso del torneo. 

De a momentos, Cóndores sacó provecho de esa situación para colgar una amplia diferencia en la pizarra cuando se jugaba la mitad del tercer tramo. No obstante, un ajuste rápido de Zurita, quien hizo ingresar a sus habituales, propició que Miranda recuperara rápido el terreno perdido y cerrar apenas abajo por dos el lapso (54 a 50).

Con el objetivo de culminar la temporada de la mejor manera posible, Supersónicos mantuvo el enfoque para el cuarto y decisivo parcial. El mismo le rindió frutos casi que de inmediato para no solo alcanzar al rival, sino incluso sobre pasarlo y hacerse así líder de la pizarra para la etapa definitiva. 

Con el tridente conformado por Luis Almanza, Alejandro Bernal y Wilklerman Gómez, los siderales pudieron causar estragos en la defensa adversaria, que en esta ocasión no halló manera de sacudirse los puntillazos y tuvo que aguardar por la inminente derrota.

Wilklerman Gómez le dio continuidad a su gran accionar y ratificó por qué es una de las noveles revelaciones del torneo al finalizar como la figura anotadora por la nave con 19 puntos. Además tomó 4 rebotes y robó 2 balones, ambos importantes para la remontada.

Almanza, por su parte, también ratificó su gran momento físico y se manifestó con 15 unidades y 9 capturas de pelotas regadas.