No podía ser de otra manera, sino con un triunfo con el que se despidió Supersónicos de Miranda de la segunda temporada de la Superliga de Baloncesto de Venezuela luego de doblegar 83 a 70 a Cangrejeros de Monagas.

Fue un partido redondo para la nave espacial que también arrojó una nota histórica como la inclusión del joven Yeferson Guerra en el quinteto inicial para convertirse en el jugador más joven en ser titular en un partido de la Superliga. Guerra lo hizo a los 17 y 301 días de edad.

Salvo lo que sucedió en el primer cuarto, se podría considerar como un partido cuasi perfecto para Supersónicos, que tuvo un arranque dubitativo y ello se tradujo en la pérdida del parcial 21 a 15. 

Para el segundo periodo, el coach Lucas Zurita ajustó sus piezas con la intervención de Luis Almanza, además las de Aarom Espinoza y Abrouse Acosta, que desde la banca ingresaron cargados de energía y contagiaron al grupo de tal manera, que rápidamente Miranda pudo ripostar y hacerse dueño del partido con un 39 a 31 transcurridos 20 minutos de desafío.

En el tercer tramo, Supersónicos mantuvo la intensidad y el enfoque con el que cerró la primera mitad para conservar diferencias. No obstante, en el intermedio del lapso sufrió un leve bajó que aprovechó Monagas para acercarse en la pizarra.

Un rápido descuento de tiempo de Zurita y el regreso a la cancha de Alejandro Bernal, le dieron un segundo envión al plantel mirandino para de nueva cuenta comandar las acciones y retomar la ventaja a un 58 por 51 justo antes de ingresar al cuarto final.

Ya en el último episodio, el joven Romer Perdomo cobró protagonismo. Su trabajo en la zona pintada siempre inadvertido, de a poco fue sumando y causando estragos en el seno del equipo crustáceo, que acusó el golpe y ya nada pudo hacer para evitar lo que al final fue la séptima victoria supersónica en el certamen.

Tan bueno fue el aporte colectivo de los tripulantes en el lauro, que hasta 4 jugadores pudieron sumar más de 10 puntos y dos terminaron con 6 asistencias.

Del grupo, destaca una vez más Luis Almanza, que le puso la guinda a su gran campaña ofensiva al totalizar 19 tantos, de los cuales 9 fueron producto de un trío de lanzamientos triples. Además capturó 9 rebotes.

Alejandro Bernal lo siguió con 17 unidades, también con 3 emboques desde la larga distancia y mismo número de rebotes. 

Perdomo, que tuvo una clavada de feria, sumó 12 cartones, al tiempo de que la novel sensación Wilklerman Gómez puso 11. 

De esa manera, Supersónicos dio por culminada su participación en la ronda regular, con el sabor agrio de que la clasificación estuvo cerca, aunque la grata sensación de que todo el grupo se entregó de manera íntegra en la cancha, dejando claro que a pesar de la juventud se trata de un equipo que puede plantarle resistencia a cualquier adversario independientemente de la talla.