«A veces se gana y otras veces se aprende» alcanzó a decir el coach Manuel Povea en su momento.

Palabras más que acertadas para definir lo que fue la campaña de Supersónicos de Miranda en su debut profesional dentro de la Superliga de Baloncesto de Venezuela.

Si bien el plantel contaba con un núcleo de jugadores con vasta experiencia en los tabloncillos nacionales, no hay que dejar pasar inadvertido de que se trató de un equipo totalmente nuevo en las lides del baloncesto venezolano.

Aún así, a pesar de que el trofeo de campeón o trascender un poco más en la postemporada fueron metas que no se alcanzaron, se cumplió con un papel importante, en el que todos y cada uno de nuestros tripulantes se entregó con todo en la cancha para competir y ser un adversario duro de batir.

Naturalmente, al ser una primera travesía, los obstáculos para toda la organización iban a estar a la orden del día. Con todo y eso, varios de ellos fueron superados con éxito para terminar entre los 8 mejores clubes del torneo.

Luego de una jornada de reflexión en lo interno, la directiva muestra su satisfacción por lo conseguido y aspira a hacer las mejoras pertinentes, para dar ese paso de calidad necesario y continuar con el objetivo de convertirnos en el equipo del futuro.

 

Foto Prensa SLB